Aventura siempre, tambien por mar.

Aventura siempre, tambien por mar.

Esta semna regresamos de la Regata Cartagena Ibiza, en principio no tiene nada que ver con el 4×4, pero el equipo de regatas estaba compuesto casi casi por los participantes en el Marruecos 2008. !Si es que nos gusta tocarlo todo¡
Zarpamos el Jueves a eso de las 12:00, en una emocionante salida desde el interior de la Darsena del puerto de Cartagena, en demanda del Cabo de Palos, en una navegación cómoda aunque eso si, con viento de proa. Ya me estoy tomando en serio lo de que en el mediterraneo solo hay 3 vientos, a saber: vientos de proa, calmas y temporal.
Bromas a parte, despues de los vientos de proa, cayo la noche y con ella la intensidad del viento, con lo que quedamos parados y decidimos arrancar motor.
Es una pena pero de todas las regatas CT-IB solo he conseguido terminar a vela en 2 ocasiones, aunque para mi consuelo, hay mucha gente que aun no lo ha conseguido nunca.
A partír de que arrancas el motor, el plantemiento cambia, ya se trata de una travesia casi casi de placer (dentro de las estrecheces que supone convivir en un barco de 11 metros 6 personas), pero nos permitimos un maravilloso baño matutino en mar abierto en una zona de 1000 mteros de profundicdad, o deleitarnos con la compañia de delfines y calderones, que nos acompañaron durante un buen rato, echar un curri por popa…
Otras pequeñas cosa tambien mejoran: a motor, ya no hay restricciones de electricidad, la nevera enfria que da gusto y las cervezas acumuladas en la sentina van cayendo con alegria.
El viernes al caer la tarde, entramos en el milenario puerto de Ibiza, no sin antes asombrarnos de que el ganador llegara a vela 1 hora antes que nosotros a motor (Chapeau por ellos).
Nuestro reconocimiento tambien a los que entraron durante la madrugada siguiente apurando el tiempo límite, y aguantando las 2 encalmadas estoicamente.
El regreso desde el Domingo fue via Formentera. bañito y comida en El Espalmador, y organizando Guardias de siestas, para recuperar la falta de sueño.
Vientos suaves por la aleta y la compañia de otros 3 barcos que, al igual que nosotros compartian ruta de regreso hacia el Mar Menor y Cartagena. Aunque a distancias de 20 – 30 millas no nos vemos, pero saber -a traves de la VHF- que están ahí acompaña y tranquiliza.
A las 10:00 del lunes entramos en el Mar Menor en dirección al puerto base. El año próximo más. Otra aventura, otra convivencia y si es con buenos amigos, pues mucho mejor.
A lo mejor Alejandro se anima y sube alguna foto a la galería.
La puedes poner en otra categoria, no es 4×4 pero al fin y al cabo cuando estas en medio del mar, el amanecer y el atardecer no difieren mucho del de las Hamadas del Kem Kem y la sensación de soledad y silencio a la de la sebka del Iriki.